FAMMA detecta nuevos casos de…

En la imagen, vehí­culos del Servicio de Eurotaxi de Madrid.FAMMA-Cocemfe Madrid ha detectado nuevos casos de tarifas abusivas en el Servicio de Eurotaxi de Madrid en los que se ha aplicado un coste de recogida superior a los cinco euros que como máximo se pueden aplicar en zona A y a los ocho de aplicación en zona B, en virtud de los cuadros tarifarios vigentes aprobados por el Ayuntamiento de Madrid.

Cabe destacar que estos nuevos casos se han producido en servicios con origen o destino en un centro de personas con discapacidad gravemente afectadas, cuyas únicas posibilidades para desplazarse pasan por utilizar este medio de transporte.

Es lamentable, a juicio de la Federación, que se utilice a las personas con discapacidad «de esta manera» y se les apliquen tarifas que, en cualquier caso, están al margen de lo establecido normativamente y que, además, suponen una vulneración total de los derechos de las personas con discapacidad.

Es preciso reiterar que «no es un capricho» de las personas con discapacidad el uso de este servicio, y que la Federación pondrá todos los medios que están a su disposición para que se reponga la legalidad y los usuarios de este servicio sean recogidos con las tarifas que marca de forma expresa y clara la normativa y los cuadros tarifarios vigentes.

En este sentido, FAMMA recuerda que los conductores de Eurotaxi no pueden recoger a ningún usuario con un importe superior a los cinco euros en zona A ni a los ocho en zona B, sea cual sea el origen en cualquiera de estas zonas.

Asimismo, la Federación recuerda que ya en su momento gestionó y tramitó más de 30 denuncias por aplicación indebida de tarifas a usuarios con discapacidad de este medio de transporte, y reitera que actuará de la misma forma con cada caso de similares caracterí­sticas del que tenga conocimiento.

En los nuevos casos de los que ha tenido conocimiento FAMMA, se ha aplicado a los usuarios con discapacidad tarifas de recogida superiores a los 12 euros en zona A, incluso en algunos casos una tarifa superior a los 18 euros, lo que supone que se les ha aplicado un coste que dobla y triplica al permitido únicamente en el momento de la recogida del usuario, sin tener en cuenta el coste del trayecto posterior.

La Federación desea reiterar que este tipo de prácticas ‘lamentables’ que están fuera de la normativa «menoscaban los derechos fundamentales de quienes tienen una discapacidad, como personas y como consumidores».