FAMMA denuncia la existencia de…

FAMMA-Cocemfe Madrid denuncia la existencia de importantes barreras arquitectónicas en 11 facultades emplazadas en el Campus de Ciudad Universitaria de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) que dificultan que los alumnos con discapacidad y/o movilidad reducida puedan hacer acceder y hacer uso de sus instalaciones en igualdad de condiciones que el resto del alumnado. Consulte aquí­ el informe completo de accesibilidad sobre las instalaciones de la UCM.

El Gabinete de Accesibilidad Universal y Diseño para Todos de la Federación ha detectado, precisamente, “numerosos incumplimientos de los preceptos y determinaciones establecidas en la legislación vigente en materia de accesibilidad”. Sin ir más lejos, en la Facultad de Odontologí­a no hay forma alguna de que los usuarios con movilidad reducida puedan hacer uso de la plataforma salvaescaleras, al no disponer de un botón pulsador en la parte inferior y las plazas de estacionamiento reservadas a PMR no están conectadas con ningún itinerario peatonal accesible.

Del mismo modo, en la Facultad de Medicina es reseñable que el entorno urbanizado de dicha facultad no cuenta con itinerarios peatonales accesibles, y que en ninguna de las múltiples entradas de la mencionada facultad de indica cuál es la accesible. La rampa de acceso a la plataforma elevadora tiene una pendiente elevada, y el entorno urbano de la plataforma no cuenta con itinerarios peatonales accesibles entre ésta y las plazas de estacionamiento para PMR.

Por otro lado, en la Facultad de Farmacia se ha detectado que las plazas de aparcamiento para PMR no están adecuadamente señalizadas y que, en la entrada principal, no se señaliza la posición de la entrada accesible.

En cuanto a la Facultad de Ciencias de la Información, la única forma que tienen las personas con movilidad reducida de llegar a la misma es a través de dos plataformas salvaescaleras. No obstante, dichas plataformas están abandonadas y estropeadas, y se utilizan como tablón de anuncios. Asimismo, es importante destacar que el vial que llega hasta una cota inferior, hasta la entrada de la facultad, no cuenta con un itinerario peatonal accesible. También es importante destacar que para acceder al interior de la facultad se ha construido una pequeña rampa “mal conformada” que supone un peligro de tropiezo importante para quienes hagan uso de ella.

Ya en el conjunto de las facultades de Derecho, Filosofí­a y Filologí­a se ha detectado que cuentan con una zona de aparcamientos reservados para PMR, pero que se encuentra conectada con las facultades a través de itinerarios que no se encuentran adecuadamente señalizados. También es destacable que la rampa exterior de acceso a la Facultad de Filologí­a no cumple estrictamente las condiciones de rampa accesible recogidas en la legislación vigente.

Del mismo modo, en la Facultad de Geografí­a e Historia, las rampas exteriores de acceso no cumplen lo establecido normativamente en el Código Técnico de la Edificación (CTE) y muestran señales de abandono y falta de mantenimiento.

Asimismo, en la Facultad de Ciencias Fí­sicas, la rampa de acceso al interior de dicha facultad no cumple los criterios establecidos a nivel normativo para ser considerada rampa accesible e, igualmente, en la de Ciencias Quí­micas no se puede acceder a la plataforma salvaescaleras ubicada a la entrada desde ningún punto del espacio público a través de un itinerario peatonal accesible.

Ya en lo referente a la Facultad de Ciencias Geológicas cuenta con una plataforma salvaescaleras que se encuentra clausurada (a mediados de septiembre), y, por último, la Facultad de Ciencias Biológicas sí­ cuenta con una rampa de acceso accesible, pero no está convenientemente señalizada según la normativa vigente.

Por último, cabe reiterar que los incumplimientos de accesibilidad detectados contravienen las normativas técnicas de la edificación, así­ como el Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad. También se puede afirmar que el entorno urbano y de espacio público de Ciudad Universitaria, integrado en el Consorcio de Ciudad Universitaria, no cuenta con los preceptivos itinerarios peatonales accesibles, según describe la Orden VIV/561/2010. Todo ello hace que se limite el acceso de las personas con discapacidad y/o movilidad reducida a la Educación Superior, y que, de facto y en la práctica, se les esté discriminando.