Expertos en neurologí­a informan de…

El neurólogo del Hospital Clinic de Barcelona José Luis Molinuevo afirmó este lunes durante su intervención en el Congreso Internacional sobre Investigación e Innovación en Enfermedades Neurodegenerativas, organizado por la Fundación Centro de Investigación en Enfermedades Neurológicas (Fundación CIEN) y el Centro de Investigación Biomédica en Red en Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED), con la colaboración de la Fundación Reina Sofí­a, que «si consiguiésemos retrasar cinco años la sintomatologí­a de Alzheimer, podrí­amos reducir los casos a la mitad».

Precisamente, así­, añadió que la fase anterior al diagnóstico y tratamiento de la enfermedad «puede llegar a extenderse alrededor de 15 a 20 años», representando una de las mayores barreras a enfrentar en la actualidad para su correcto diagnóstico y tratamiento.

Durante la primera jornada de este encuentro internacional que fue presidido este lunes por la Reina, el investigador de la Fundación CIEN, Juan ílvarez Linera, explicó que las principales técnicas de neuroimagen y el desarrollo de marcadores que permiten un diagnóstico precoz de la enfermedad de Alzheimer «están siendo ampliamente desarrolladas, aunque aún es preciso una estandarización y homologación internacional de las mismas, que supondrí­an, además, un medio más accesible y económico para el diagnóstico y conocimiento de la enfermedad».

Por otra parte, la investigadora de CIBERNED, Eva Carro, habló de los cambios en la anatomí­a y fisiologí­a de los plexos coroideos asociados con el envejecimiento y con diversas enfermedades neurodegenerativas, entre ellas la enfermedad de Alzheimer, y se refirió a los recientes estudios sobre la posible función protectora de los plexo corroideos en EA, mediante la terapia celular. Francisco Wandosell, investigador de CIBERNED, explicó las lí­neas de investigación que apuntan a la regulación de la producción o agregación de la proteí­na amiloide, como estrategia para la ralentización de la formación de placas de dicha proteí­na, y así­ reducir el proceso neurodegenerativo asociado a la misma. En este sentido, Isidro Ferrer, perteneciente asimismo a la red CIBERNED, valoró las posibilidades de que el estudio de los quimioreceptores y su papel en el sistema nervioso central pueden suponer para el estudio de la desregulación asociada a las enfermedades neurodegenerativas.

Por último, Kenneth S. Kosik, de la Universidad de California, compartió con los asistentes los avances del estudio del alzhéimer de tipo familiar en Antioquí­a (Colombia), y Lawrence Goldstein, de la Universidad de California (San Diego), resaltó las nuevas ví­as de investigación para la futura intervención con células madre pluripotentes inducidas (células iPS), por su capacidad de generación de tejidos.