Es posible aumentar el número…

Investigadores de la Red de Investigación Renal (REDinREN) han demostrado cómo algunos riñones utilizados para trasplantes dobles son válidos para trasplantes simples de un solo riñón. Todo ello derivará en que el número de trasplantes, con la misma cantidad de donaciones que existe actualmente, podrí­a aumentar considerablemente.

El llamado «trasplante renal doble» consiste en trasplantar a un paciente dos riñones, con menor capacidad de filtrar, en vez de uno obteniendo como resultado la misma función que la que tendrí­a un único riñón con capacidad de filtrar normal. Investigadores de REDinREN han descubierto que es posible utilizar esos mismos órganos de manera individual, consiguiendo con ello aumentar el número de trasplantes.

Para ello, tal y como explica el Coordinador de este estudio, el Dr. Josep Marí­a Cruzado que desarrolla su labor en el Hospital de Bellvitge-Idibell, hay que valorar si un riñón es apto para trasplante, así­ primero se estima el grado de función del riñón del donante. Esto se mide por la cifra de filtrado glomerular en el donante. Después se hace una valoración del aspecto macroscópico del órgano: tamaño, presencia de cicatrices en la superficie y posibles patologí­as asociadas como vasos calcificados. El tamaño de un riñón normal es de 11-13 cm y por tanto un riñón pequeño de 6 cm no serí­a válido. Un riñón de 9 cm valdrí­a para una persona de baja estatura, pero no por ejemplo para alguien que mida un metro ochenta centí­metros de altura.

Si la valoración macroscópica es positiva, a continuación se realiza una biopsia renal preimplantación cuya forma más habitual de evaluación es el llamado score de Remuzzi, explican los expertos.

El score, informan, consiste en valorar semicuantitativamente cuatro compartimentos de cada riñón: glomérulos, túbulos, intersticio y vasos. A cada compartimento-continúan- se le da una puntuación de 0 a 3. Por tanto, la puntuación máxima que puede tener cada riñón es 12. Lo más habitual es que los datos de los riñones sean simétricos, es decir, que saquen más o menos la misma puntuación los dos riñones.

Cuando el score es entre 0 y 3, esos riñones se destinan a trasplante renal simple (un riñón para una persona). Cuando el score es entre 4 y 6, los riñones se destinan a trasplante doble, es decir, dos riñones para una misma persona, porque cada uno tiene menos filtrado glomerular, pero los dos juntos funcionarí­an como un riñón con score de 0-3, explican los investigadores.

Así­, tras valorar 376 biopsias preimplantación y ver la evolución de los trasplantados renales entre 1996 hasta 2008, los investigadores han descubierto que el trasplante de un único riñón con score de 4 ofrece el mismo resultado funcional que los de score entre 0 y 3.

Esto significa que riñones actualmente considerados útiles solo emparejados, serí­an válidos individualmente. La consecuencia final es que podrí­an hacerse más trasplantes simples, menos trasplantes dobles y por tanto, con el mismo número de órganos que se donan actualmente hacer más trasplantes, es decir, aumentar la cantidad de personas que pueden beneficiarse del trasplante renal.

Además, el trabajo de los investigadores de la REDinREN, coordinado por el Dr. Josep Marí­a Cruzado, ha demostrado que algunos riñones con score entre 4 y 6 también podrí­an ser válidos para trasplantes individuales en lugar de dobles en casos concretos de personas con tamaño corporal pequeño. Alternativa a tener en cuenta para contribuir a un mejor aprovechamiento de los riñones donados.

Los riñones de donantes cadáver proceden, cada vez más, de donantes mayores de 60 años y con patologí­a cardiovascular asociada. Según datos de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), en 2011 el 53.6% de los donantes fue mayor de 60 años y el 68% falleció debido a un accidente cerebrovascular agudo. Los investigadores explican que cuando este tipo de riñones se trasplantan en personas menores de 50 años, los resultados son muy malos. Para mayores de 60 años, que representan la mayorí­a de los pacientes en lista de espera de trasplante renal, se recurre al «old for old», es decir, riñones viejos para gente mayor, una estrategia muy expandida actualmente.