El Zuzenak dominó pero venció…

En la imagen, jugadores del Zuzenak.Las expulsiones por faltas de Viso y Ruiz de Apodaka pasaron factura al equipo. El Zuzenak venció con más apuros de los esperados en la cancha del Orto Tres Cruces, en un final apurado después de ir dominando todo el partido con rentas de 10 puntos.

El «sí­ndrome Zuzenak» apareció en la cancha zamorana, es decir, ponerse al mismo nivel del rival lo que supone un peligro cuando el contrario es visiblemente inferior. Eso le ocurrió a la escuadra vitoriana, que empezó el partido con un contundente 0-8. Un tiempo muerto de los locales hizo despertar a su mejor jugador, Madriles (20 puntos) que empezó a acribillar el aro alavés hasta remontar la desventaja e igualar el primer cuarto (11-14)

El segundo perí­odo tuvo un pulso anotador entre el propio Madriles y un Aner Garcí­a (12 puntos) desatado que sumó ocho puntos en el cuarto y sostuvo la anotación de Zuzenak, ayudado por Zouier. Aunque los vitorianos dominaban el juego no conseguí­an despegarse en el marcador, tal vez debido a errores defensivos que permití­an entrar en partido a los zamoranos.

El arranque del tercer cuarto fue un cúmulo de desaciertos para los de Lander Lozano que no consiguieron su primera canasta hasta el minuto 5, lo que permitió que Orto Tres Cruces se pusiera 32-34 en el marcador. El técnico gasteiztarra intentó rotar a su banquillo buscando frescura, pero las imprecisiones se siguieron dando en defensa unidas a los fallos ofensivos en tiros fáciles. Además, los problemas de personales de Apodaka y de Viso, expulsados con cinco faltas, se notaron en los momentos importantes.

El buen trabajo en ataque de Toni Sánchez en el arranque del último perí­odo permitió que Zuzenak se marchara diez puntos arriba en el marcador (36-46), pero un parcial 10-0 de los locales puso en peligro la victoria de los gasteiztarras. Gandí­a remató la faena con una canasta y un tiro libre que cerraban definitivamente el choque. Fue la octava victoria del Caja Vital Zuzenak que sigue lí­der invicto del Grupo Norte de la Primera División. A pesar de la inferioridad del rival, este apurado triunfo tiene que servir a los de Lander Lozano a no confiarse y cerrar antes los partidos para no correr riesgos innecesarios. La falta de concentración y errores defensivos deben ser corregidos de inmediato si el equipo pretende seguir creciendo en su juego.