El sobrepeso infantil baja levemente…

El exceso de peso afecta al 43 por ciento de los escolares de entre siete y ocho años, cuando hace dos años el porcentaje ascendí­a al 45,3 por ciento, lo que supone un descenso de 2,3 puntos, según ha recordado la ministra de Sanidad, Ana Mato, en relación a los resultados del Estudio Aladino 2013 elaborado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, cuyos resultados completos se publicarán en las próximas semanas. La ministra ha puesto de manifiesto estos datos en el acto de clausura de la VIII Edición de la Convención NAOS y la VII Edición de los Premios NAOS, que han reconocido iniciativas orientadas a alcanzar los objetivos de la Estrategia NAOS (promoción de alimentación y hábitos de vida saludables) ”“ .

Respecto al trabajo, si se compara con el Estudio Aladino 2011, este muestra que el sobrepeso infantil se ha estabilizado en torno al 25 por ciento, pero «con un ligero descenso». Si en 2011 presentaba sobrepeso el 26,2 por ciento de los niños y niñas de siete y ocho años, en 2013 el porcentaje se reducí­a al 24,6 por ciento. En cuanto a la prevalencia de la obesidad infantil, en 2011 fue del 19,1 por ciento en la misma franja de edad, frente al 18,4 por ciento de 2013. Si bien las cifras «siguen siendo muy altas», esta tendencia «debe animarnos a mirar hacia el futuro e impulsarnos a redoblar esfuerzos para revertir definitivamente la tendencia creciente de la obesidad infantil», ha señalado Mato.

Estudios confirman algunos de los factores determinantes del exceso de peso en la población infantil. El ocio pasivo (televisión, ordenadores, videojuegos, etc.) y la ausencia del hábito del desayuno parecen estar asociados con la presencia de sobrepeso y obesidad.

Las ponencias han revelado la importancia de realizar acciones conjuntas «para reducir la incidencia de estas enfermedades, que generalmente son de larga duración y que limitan considerablemente la calidad de vida de las personas y de sus familiares», ha comentado Mato. «Es necesario recordar que la obesidad ha sido considerada la epidemia del siglo XXI por su alcance sobre la morbilidad y la mortalidad, también en paí­ses en desarrollo».