El peregrinaje de un paciente…

“Mi hermano no puede ir a casa porque estamos en obras, precisamente para habilitarla a su actual circunstancia. Ahora mismo es necesario que lo ingresen en una planta de lesionados medulares para que le den los cuidados que necesita. Si no puede ser aquí­, que lo manden a Toledo, donde podamos obtener una segunda opinión médica”.

Así­ se expresaba ayer Marí­a Jesús Rodrí­guez en las puertas de Urgencias del Hospital Insular donde pretendí­a, de forma infructuosa, volver a ingresar a su hermano, Antonio Miguel Rodrí­guez, de 41 años, tetrapléjico desde el pasado mes de octubre tras sufrir un accidente en la playa de Melenara.

Según informó la familiar, tras cinco meses ingresado en la Unidad de Lesionados Medulares del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria, desde el 23 de octubre hasta el pasado 30 de marzo, Antonio Rodrí­guez fue remitido el viernes a la Clí­nica San Roque y de aquí­ fue trasladado ayer en ambulancia nuevamente al Hospital Insular, concretamente a Urgencias, donde no admitieron su ingreso y fue remitido a su domicilio.

“No me lo quieren ingresar porque dicen que aquí­ ya no puede ser atendido. Nosotros estamos en obras, ¿dónde lo llevamos?, ni siquiera tenemos una silla de ruedas”, indicó Marí­a Jesús Rodrí­guez.

La hermana del paciente afectado apuntó que su hermano está actualmente en tratamiento psiquiátrico, “porque ha ido evolucionando mal y desde hace un mes sufre trastorno de la personalidad. Nosotros pedimos al Servicio Canario de Salud que nos lo mande a Toledo, allí­ podrá ser evaluado, y sobre todo tratado en una planta de medulares, ya que él tiene que recibir rehabilitación”.

Por parte del Hospital Insular, aseguraron que en la Unidad de Lesionados Medulares están hospitalizados los pacientes en la fase aguda de su enfermedad, y una vez que finaliza este periodo, reciben rehabilitación ambulatoria.

Marí­a Jesús Rodrí­guez viene solicitando, a través de una serie de escritos al Servicio Canario de Salud, desde el pasado mes de noviembre, que su hermano, ingresado con el diagnóstico de sí­ndrome lesión medular cervical completo, sea remitido a la Unidad de Lesionados Medulares del Hospital de Toledo. El 7 de febrero, recibió una resolución por parte de la administración sanitaria regional en la que le indicaban que el paciente tiene derecho a una segunda opinión facultativa en otro centro hospitalario, pero de la Comunidad Autónoma Canaria.

“Cómo voy a pedir otra opinión aquí­ si todo el mundo sabe que en Canarias sólo existe una unidad de Medulares, que es la del Insular”, afirmó la hermana del paciente afectado, al tiempo que solicitó a las autoridades sanitarias canarias que garanticen la atención debida a su familiar. “Sé que él puede mejorar, no lo pueden tratar como un desahuciado, ni tener sólo atención ambulatoria”, subrayó.

Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada