El Hospital 12 de Octubre…

El servicio de Cirugí­a Cardiaca del Hospital 12 de Octubre de la Comunidad de Madrid ha implantado con éxito un corazón artificial definitivo en un paciente de 72 años que padecí­a una insuficiencia cardiaca severa.

La operación tuvo lugar a finales del pasado mes de junio y, según ha informado este domingo la Consejerí­a de Sanidad en un comunicado, el paciente evoluciona favorablemente. El mismo equipo médico colocó en 2011 un sistema de asistencia ventricular izquierda permanente a un paciente La intervención fue dirigida por los doctores José Marí­a Cortina y Enrique Pérez de la Sota, el mismo equipo que en el año 2011 colocó un sistema de asistencia ventricular izquierda permanente de flujo continuo que convirtió al 12 de Octubre en el primer hospital de España en colocar un dispositivo HeartMate II. El segundo implante de este tipo se llevó a cabo el pasado mes de junio en un paciente diagnosticado de miocardiopatí­a isquémica, es decir, su corazón no bombeaba suficiente sangre al resto del cuerpo. Esta patologí­a era consecuencia de dos infartos sufridos en 2008 y 2010, respectivamente, en el primero de los cuales se le colocó un stent coronario para resolver el problema y, en el segundo, un desfibrilador-resincronizador para mejorar la función contráctil del corazón. Sin embargo, la situación del paciente derivó en una insuficiencia cardiaca severa, no siendo candidato a trasplante, por lo que los doctores decidieron optar por el corazón artificial permanente. El aparato implantado pesa 280 gramos y consiste en «una bomba de flujo axial accionada de forma electromagnética y compuesta por un motor-bomba, cánulas de entrada y salida, y una unidad de control que el paciente lleva en el exterior de su cuerpo», detalla Sanidad. La bomba impulsa la sangre desde el ápice del ventrí­culo izquierdo hasta la aorta. La turbina que contiene rota a una velocidad de entre 6.000 y 15.000 revoluciones por minuto y puede proporcionar hasta 10 litros de flujo continuo también por minuto. La novedad de este dispositivo respecto al que se implantó en 2011 está en la unidad de control, siendo la actual más pequeña y menos pesada además de proporcionar más información sobre el funcionamiento del equipo, sin necesidad de conectarse a una pantalla independiente. Así­, el nuevo mecanismo de control ofrece datos sobre los litros de sangre que bombea por minuto (flujo), el í­ndice de pulsatilidad (cuánto contribuye el corazón del paciente al equipo), la energí­a que consume el rotor y las revoluciones de la turbina.