El diputado David Reyes, la…

David Reyes es un joven salvadoreño con discapacidad de 30 años cuya condición no le impidió convertirse en diputado en 2009, y este domingo buscará la reelección para seguir trabajando en favor del más de medio millón de personas con discapacidad en El Salvador.

Con habilidad, el joven de profesión mercadólogo maneja su silla de ruedas entre las calles del populoso barrio Belén, en el sector norte de San Salvador, donde reparte camisas de color blanco con su rostro impreso y de paso, con una sonrisa, pide a sus vecinos que voten por él.

“El tener una discapacidad no siento que me haya afectado en nada en la vida, al contrario, me ha dado fuerzas para hacer mucho”, dijo Reyes, mientras se declara confiado en que, nuevamente, obtendrá uno de los 84 escaños del Congreso en la legislatura 2012-2015.

En 2009, impulsado por la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), Reyes se convirtió en el primer discapacitado que llegó a ocupar un escaño en la historia salvadoreña.

“Ganarme el respeto de mis compañeros diputados fue un poco difí­cil al principio, pero luego todo se fue dando y una de las primeras cosas por las que trabajé en la Asamblea es que se hicieran las adecuaciones necesarias en la infraestructura del edificio para facilitar el acceso y traslado para personas con discapacidad como yo”, recordó Reyes.

El diputado, que nació con una rara enfermedad llamada Sí­ndrome de Regresión Caudal que impidió el normal desarrollo de huesos y músculos de sus piernas, anticipa que si es reelecto, seguirá impulsando iniciativas de ley para que “personas con discapacidad tengan igualdad de oportunidades” en el mercado laboral.

Se estima que un 10% de los 6,1 millones de personas que viven en El Salvadora padecen algún tipo de discapacidad. En esa elevada cifra incide el saldo de ví­ctimas de los largos años de guerra civil y de la posterior ola de violencia desatada por las maras, pandillas devenidas en bandas de crimen organizado.

En pleno ajetreo de vendedores y compradores del Mercado Central de la capital, llega Reyes en busca de votos, repartiendo camisas y vasos.

“Yo voy a darle la confianza de mi voto a David. Queremos y necesitamos cambios para bien en este paí­s y eso no está ocurriendo, la vida es cara, no hay trabajo para los discapacitados, menos para los viejos como yo”, señaló José Armando Campos, de 63 años, quien sentado en una silla de ruedas, vende en el mercado rasuradoras o baterí­as.

En el calor de la recta final a la elección, simpatizantes de otros partidos abuchearon a Reyes mientras este explicaba a la gente del mercado cómo debí­a votar en las elecciones. La protesta no le impidió seguir en su faena.

Mientras unos prometieron abiertamente su voto al diputado de ARENA, otros más cautos prefirieron reservarse sus preferencias electorales. Según algunas encuestas, ARENA está en empate técnico con el izquierdista Frente Farabundo Martí­ para la Liberación Nacional (FMLN) de cara a próximos comicios.

Ese empate técnico abre interrogantes acerca de la capacidad de maniobra que tendrá el presidente izquierdista Mauricio Funes, que hasta ahora tiene la primera minorí­a y ha conseguido exiguas mayorí­as mediante acuerdos con otras fuerzas.

En las elecciones del domingo, los salvadoreños acudirán a las urnas además para elegir los 262 alcaldes municipales de todo el paí­s.

Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada