El Cí­rculo de la Sanidad…

Una gran auditorí­a del Sistema Nacional de Salud, que evalúe la calidad asistencial que reciben los usuarios de los hospitales de todo del paí­s, que teste la eficacia de los distintos modelos de gestión que se aplican en las comunidades autónomas y que, en definitiva, identifique los campos de mejora del sistema, es la principal demanda del Cí­rculo de la Sanidad, organización que agrupa a una veintena de ejecutivos de las principales empresas proveedoras de bienes y servicios de la Administración, al futuro Gobierno que salga de las urnas tras las elecciones del 20-D.

«Una vez superado lo peor de la crisis se hace necesario realizar una medición rigurosa y un diagnóstico preciso de la situación del Sistema Nacional de Salud para conocer sus deficiencias, y también sus necesidades», indicó el presidente del Cí­rculo de la Sanidad, íngel Puente, en un comunicado en el que detalla las propuestas de la organización ante las elecciones generales del 20-D. Una de ellas es que esa gran auditorí­a del Sistema Nacional de Salud sea realizada por un organismo independiente, enmarcado en la estructura del Ministerio de Sanidad, es decir, de naturaleza estatal, que se responsabilizarí­a tanto de la evaluación de la calidad asistencial que reciben los usuarios en todos los hospitales del paí­s como de chequear también los procesos y sistemas de gestión que se aplican en las diferentes comunidades autónomas a fin de medir su eficacia e identificar posibles ineficiencias. RED DE PROVEEDORES ACREDITADOS Otra de las propuestas que plantea el Cí­rculo de la Sanidad al futuro Gobierno es la creación de un sistema de acreditación especí­fico en el ámbito del Sistema Nacional de Salud, al objeto de garantizar que las empresas que asuman aquellos servicios que se externalicen en este ámbito cumplan con una serie de requisitos y criterios mí­nimos de fiabilidad y calidad en el servicio. El planteamiento de la organización es que dicho sistema desemboque en la configuración de una Red de Proveedores Acreditados del Sistema Nacional de Salud que dé un impulso a la externalización de servicios no estrictamente sanitario o asistenciales del sistema sobre la base de la confianza en que éstos se van a gestionar con calidad. En opinión de íngel Puente, «las empresas podemos contribuir de forma decisiva tanto a la mejora de la calidad del servicio que presta el sistema sanitario como a su sostenibilidad futura, pero para ello las administraciones deben perder el miedo a la colaboración público-privada y entender que hay un buen número de servicios no asistenciales que se prestan en los hospitales que pueden ser prestados por empresas externas con los mayores estándares de calidad y con mayor eficiencia económica, liberando así­ recursos para la atención asistencial». PROPUESTAS PARA EL 20-D El Cí­rculo de la Sanidad plantea también unificar las grandes lí­neas de gestión de salud pública, como el calendario vacunal, promover los modelos de gestión empresarial en los hospitales sobre la base del cumplimiento de objetivos, potenciar los modelos de colaboración público-privada, singularmente en los modelos de colaboración conjunta entre hospitales e industria en el campo de la investigación, e impulsar la profesionalización de la gestión sanitaria a todos los niveles.