El Banco de España alerta…

El gobernador del Banco de España charla con Alfonso Guerra en el CongresoEl gobernador del Banco de España, Luis Marí­a Linde, ha alertado hoy de que la revalorización de las pensiones en 2012 con respecto a la inflación tendrí­a un impacto negativo sobre el déficit público este año y el que viene y empeorarí­a la estimación de caí­da de la economí­a.

Durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso, Linde ha dicho que el Gobierno debe tomar una decisión “grave y muy importante” sobre la actualización o no de las pensiones en noviembre respecto a la inflación interanual, ya que “tendrá consecuencias para este año y los sucesivos”.

“Nadie puede llamarse a engaños, ya que se sabe el impacto” que podrí­a tener sobre un incremento del déficit público para 2012 y el incumplimiento del objetivo del 6,3 % del PIB establecido.

Linde ha dicho que la revalorización de las pensiones es “otro riesgo” que existe para que no se logre el déficit marcado.

“Hay una decisión que tomar en pensiones y hay que enfrentarla”, ha recordado al Ejecutivo.

Asimismo, durante su discurso ha añadido que teniendo en cuenta que la tasa de inflación interanual está en el 3,5 % y que la compensación podrí­a situarse en torno al 2,5 % supondrí­a un incremento del gasto en pensiones de 3.000 millones de euros en 2012, “que se consolidarí­a en 2013 y ejercicios futuros”.

Linde cree que si se avanzan en las reformas y en concreto se persevera en la del sistema de pensiones, la economí­a podrí­a crecer en 2014 y crear empleo neto.

Ha indicado que se debe culminar en el Pacto de Toledo la reforma del Sistema de Pensiones y ha abogado por la separación de fuentes de financiación del sistema.

De un lado, ha indicado, las pensiones contributivas deben ser financiadas exclusivamente con cotizaciones y, de otro, los complementos no contributivos y las pensiones no contributivas, financiadas con impuestos.

“Esta separación se va a completar en 2013 y es una buena noticia para el conjunto del buen funcionamiento del sistema y su futuro”, ha puntualizado.

Linde también ha asegurado que tras la reforma de la Seguridad Social aprobada en julio de 2011 es “necesario” una definición concreta del denominado “factor de sostenibilidad” que -en su opinión- debe resultar en un eje automático de los parámetros del sistema en el caso de que se detecten desequilibrios en el largo plazo.

Ha dicho que es bien conocido que el mayor reto al que se enfrentan las finanzas públicas es el derivado de la presión que el envejecimiento de la población ejercerá sobre las pensiones.

Ante su primera comparecencia en la Cámara Baja, ha avanzado que el problema más urgente al que se enfrenta la economí­a española es recuperar la confianza de los mercados.

“Tenemos algunos datos, que sin justificar ningún excesivo optimismo, sí­ indican que se está consiguiendo un ajuste”, ha dicho, tras añadir que 2012 acabará con una balanza corriente cercana al equilibrio y en 2013 habrá superávit.

Asimismo, ha precisado que hay una “clara mejora” de la competitividad basada en la moderación de los costes laborales y en la evolución de la productividad.