El asma puede aumentar significativamente…

En la imagen, una persona usa un broncodilatador.Sí­ntomas recientes de asma o asma que requiere medicación diaria puede aumentar significativamente el riesgo de ataque al corazón, según han descubierto los autores de dos trabajos de investigación presentados en las Sesiones Cientí­ficas de 2014 de la Asociación Americana del Corazón.

«Los médicos deben hacer todo lo posible para controlar cualquier otro factor de riesgo cardiovascular modificable en pacientes con asma», afirma Matthew C. Tattersall, autor de uno de los trabajos y profesor asistente de Medicina en la División de Cardiologí­a de la Escuela de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin-Madison, en Estados Unidos.

En el estudio de Tattersall participaron 6.792 personas en el ‘Estudio Multiétnico de Aterosclerosis’ (MESA, por sus siglas en inglés), que rastrea los primeros signos de desarrollo de enfermedades del corazón. Los pacientes tení­an un promedio de 62 años, el 47 por ciento eran hombres, el 28,4 por ciento de raza caucásica, el 28 por ciento afroamericanos, el 22 por ciento de hispanos y el 12 por ciento chino-estadounidenses.

Tras ajustar por factores de riesgo de enfermedades del corazón, los investigadores encontraron que las personas con asma que requieren medicamentos diarios tení­an un 60 por ciento más de probabilidades de sufrir un evento cardiovascular, como un ataque al corazón, accidente cerebrovascular o enfermedad relacionada durante diez años de seguimiento que las personas sin asma. El asma y la enfermedad cardiaca se asocian con mayores niveles de inflamación en el cuerpo.

Los asmáticos con medicación de control, en comparación con los no asmáticos, presentaban niveles significativamente más elevados de marcadores inflamatorios, incluyendo las proteí­nas C-reactiva y fibrinógeno. Este último es una medida de la pegajosidad de la sangre que la inflamación puede empeorar. Los pacientes con antecedentes de asma pero que actualmente no requieren medicación diaria poseí­an niveles intermedios de estos marcadores.