El 85% de los pacientes…

En la imagen, una paciente con Párkinson es atendida por una cuidadora.El 85% de las personas con párkinson en fase avanzada no reciben el tratamiento más adecuado en España, a pesar de que existen algunos especí­ficos para este grupo de pacientes, que suponen el 10% del total de las 150.000 personas que conviven con la enfermedad.

Así­ lo denunció la presidenta de la Federación Española de Párkinson, Marí­a Jesús Delgado, durante la presentación en rueda de prensa de la campaña de sensibilización ‘Todo superhéroe necesita un supercompañero’, con el objetivo de incrementar la sensibilización social sobre el párkinson, coincidiendo con la celebración, mañana, del Dí­a Internacional del Parkinson.

Por su parte, la directora general de la federación, Marí­a Gálvez, aseguró que las razones que hacen que los pacientes con la enfermedad tan avanzada no reciban el tratamiento más apropiado son «muy variadas». Según explicó, algunos no tienen acceso a un neurólogo que le facilite esos tratamientos, otros pacientes deciden voluntariamente que no quieren recibir otra cosa que no sean fármacos por ví­a oral, o incluso que en algunas ocasiones en el lugar de residencia del paciente no se ofrecen algunos tratamientos, y no se realizan derivaciones a otros hospitales debido al alto coste económico que supone.

Por último, para la presidenta de la Federación Española de Parkinson, las últimas medidas legislativas han provocado un aumento de las desigualdades en la atención según el lugar de residencia. Esto es palpable entre «comunidades autónomas, provincias e incluso hospitales». «Estas diferencias siempre han existido, lo que nos preocupa es su agravamiento y la disparidad que nos encontramos en la calidad asistencial. No todas las personas con párkinson pueden acceder a un neurólogo, las listas de espera son mayores dependiendo del lugar, y los afectados no tienen acceso a determinados tratamientos», remachó Marí­a Jesús Delgado. Por otro lado, la presidenta reclamó que las personas con párkinson sean tratadas como afectadas por una enfermedad crónica y se aplique un abordaje multidisciplinar con una visión a largo plazo.