Afirman que el 3% del…

El 3% del gasto sanitario se emplea en España en atender a los enfermeos renales, una patologí­a que afecta a uno de cada 10 españoles y el coste medio por paciente es seis veces superior a un paciente con VIH y 24 a un paciente con asma o Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

Estos son alguno de los datos ofrecidos este lunes por la doctora Marí­a Dolores del Pino, presidenta de la Sociedad Española de Nefrologí­a, en la presentación el estudio ‘Soluciones para la gestión de la cronicidad’, un problema sanitario que según, Joaquí­n Estévez, presidente de la Sociedad Españla de Directivos de la Salud (Sedisa) merece “un pacto de Estado”, que también consideró necesario Alejandro Toledo, expresidente de la Alianza General de Pacientes.

La doctora Del Pino instó a que las innovaciones terapéuticas lleguen cuanto antes a los pacientes españoles, como la hemodiafiltración ‘online’, que “evita en un 30% la mortalidad de los enfermos renales” y que sólo está al alcance de unos pocos.

Por su parte, Paloma Casado, subdirectora general de Calidad y Cohesión del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, destacó los planes que las CCAA han puesto en marcha para impulsar la Estrategia de Abordaje de la Cronicidad, aprobada en el año 2012, como un proyecto de estatrificación, para identificar los grupos de riesgo dentro de los enfermos crónicos y otro especí­fico de gestión de estos enfermos.

En este sentido, el representante de los pacientes lamentó que “España es el paí­s número uno en teorizar, en poner sobre un papel las ideas, pero luego faltan ganas de trabajar. Se hace un estudio y cuando cambia el gobierno, ya no vale y hay que volver a empezar”.

El presidente de Sedisa concluyó que “casi 20 millones de españoles padecen al menos una enfermedad crónica y el 80% del gasto sanitario está dedicado a estos pacientes, que han cambiado su forma de interactuar y demandan más recursos y mejor calidad en la atención. La cronicidad exige hablar de rediseño sanitario, participación e interoperabilidad”.