Diseñan una base de datos…

Investigadores de la Escuela Universitaria de Medicina de Washington en St. Louis, en Estados Unidos, han creado una masiva base de datos digital que empareja miles de genes relacionados con el cáncer y otras enfermedades con medicamentos que se dirigen a los genes. Algunos de los fármacos están aprobados por la agencia norteamericana del medicamento (FDA, en sus siglas en inglés) mientras que otros se encuentran en ensayos clí­nicos o simplemente entran en fase de desarrollo.

Precisamente, la base de datos fue ideada por los hermanos gemelos Obi y Malaquí­as Griffith, cuyo interés en el emparejamiento de los medicamentos con los genes es tanto personal como cientí­fico. Su madre murió de cáncer de mama hace 17 años, pocas semanas antes de su graduación de educación secundaria. «Querí­amos crear una base de datos completa que sea fácil de usar, algo en la lí­nea de un motor de búsqueda de Google para los genes vinculados a enfermedades», explicó Malaquí­as Griffith, instructor de la investigación en genética. «A medida que avanzamos hacia la medicina personalizada, hay mucho interés en saber si los medicamentos pueden dirigirse a genes mutados en pacientes particulares o en ciertas enfermedades, como el cáncer de pulmón o de mama. Pero no ha sido un camino fácil encontrar esa información», agregó el coautor de la base de datos, publicada en la edición digital de este domingo de ‘Nature Methods’.

Asimismo, la base de datos se inclina fuertemente hacia los genes del cáncer, pero también incluye genes implicados en la enfermedad de Alzheimer, patologí­as del corazón, diabetes y muchas otras. Los hermanos Griffith crearon la base de datos con un equipo de cientí­ficos del Instituto del Genoma en la Universidad Washington en St. Louis.

Por último, esta herramienta fácil de buscar y está dirigida a investigadores y médicos- cientí­ficos que quieren saber si los errores en los genes vinculados a patologí­as, identificados a través de la secuenciación del genoma o de otros métodos, podrí­an ser dirigidos con los tratamientos farmacológicos existentes.