Diseñan un robot que administra…

En la imagen, un paciente se somete a un ciclo de quimioterapia.La empresa Kiro Robotics, creada por la Corporación Mondragon en Aretxabaleta (Gipuzkoa), ha diseñado el robot ‘Kiro Oncology’, ya operativo en Onkologikoa de San Sebastián, que permite administrar el tratamiento de quimioterapia «con más precisión, más seguridad y más trazabilidad», según ha explicado el doctor jefe del servicio de Farmacia del citado centro, Gerardo Cajaraville.

Precisamente, en una rueda de prensa en Onkologikoa Cajaraville, la delegada general del centro, Almudena Moreno, y el director general de Kiro Robotics, Borja Lizari, han presentado este robot cuyo diseño y fabricación, proceso en el que han tomado parte tres cooperativas de Corporación Mondragon, se ha prolongado durante dos años, más otro año y medio de pruebas, y ha supuesto una inversión de unos seis millones de euros.

El especialista ha destacado la dificultad que entraña del proceso de aplicación de las dosis «individualizadas» de quimioterapia a cada paciente, ya que cada una es diferente y responde a fórmulas «muy complejas», a lo que se suma la «toxicidad» de los fármacos con «riesgo» para el manipulador, y «sin margen de error». En este sentido, ha subrayado que ‘Kiro Oncology’ permite «más precisión, más seguridad y más trazabilidad» a la hora de preparar las dosis que decide el oncólogo y que después revisa un farmacéutico, en condiciones «estériles».

Por último, según ha explicado, los ingenieros de Kiro Robotics les explicaron el proyecto en 2010 y dos años después tení­an el robot diseñado y fabricado, comenzando las primeras pruebas en junio de 2012 y el pasado mes de noviembre se le dio el visto bueno para que las dosis lleguen a los pacientes y en estos momentos «se usa de forma gradual incorporando cada vez más preparaciones». El robot puede preparar entre quince y cinco dosis por hora dependiendo de su complejidad. Lizari ha explicado que el de ‘Kiro Oncology’ ha sido un proyecto «muy complejo y ambicioso» y ha destacado que no se trata del primer robot de este tipo en el mercado, pero sí­ incorpora «mejoras sustanciales» y asegura «por completo que el proceso de administración de la quimioterapia esté totalmente controlado y no haya errores».