Diez millones de personas sufren…

En la imagen, una persona muestra sí­ntomas de dolor crónico.En España más de diez millones de personas padecen dolor crónico, pero tan solo el ocho por ciento son tratados «correctamente» en unidades especializadas en dolor. El dolor crónico supone hoy dí­a una verdadera epidemia de consecuencias humanas, sociales y económicas extraordinarias. Según explica el especialista en anestesiologí­a y reanimación y responsable de la Unidad de Tratamiento del Dolor de Quirón Sagrado Corazón Miguel íngel Merino en cuanto al impacto humano, «podemos aseverar que es la primera causa de sufrimiento en las personas, con una incidencia determinante en la calidad de vida, en su situación laboral y en la familia, que es sufriente indirecto de este problema».

 

«No es menos despreciable el impacto económico», continúa, e indica que en los paí­ses industrializados se estima que, entre costes directos –ingresos hospitalarios, fármacos, consumo de recursos del sistema sanitario– e indirectos -bajas laborales, indemnizaciones o pensiones-, el coste alcanza entre un dos y un 2,5 por ciento del PIB, o sea, 25.000 millones de euros en España. El dolor crónico es la primera causa de incapacidad laboral permanente y una de las primeras causas de las incapacidades transitorias.