Detectar crisis epilépticas en pacientes…

Un hospital cántabro desarrolla un proyecto de investigación para detectar crisis epilépticas en pacientes en coma con daño cerebral agudo.

Los encargados de ejecutarlo son un equipo multidisciplinar del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla y del Instituto de Investigación Sanitaria Valdecilla (Idival). El objetivo es mejorar el pronóstico y reducir las posibles secuelas de los pacientes que han sufrido hemorragia cerebral, traumatismo craneoencefálico o ictus maligno.

Esta investigación se va a llevar a cabo mediante el registro de la actividad eléctrica de las neuronas con un micro-electrodo intracortical y 21 electrodos de cuero cabelludo. También se determinará el comportamiento del paciente a través de ví­deo-electroencefalografí­a. Adicionalmente, también se medirán la cantidad de oxí­geno y temperatura del tejido cerebral, la presión intracerebral y el grado de circulación sanguí­nea.

Los datos que reflejen estos registros se analizarán estadí­sticamente con el objeto de aclarar la fisiopatologí­a de las crisis epilépticas en los pacientes comatosos y su correlación con otros parámetros cardiovasculares. Esta metodologí­a, que se utiliza exclusivamente en la Universidad de Columbia (Nueva York), permite detectar con mayor sensibilidad las crisis epilépticas que los métodos convencionales.

En Valdecilla esta técnica se ha aplicado ya en 12 pacientes con buenos resultados y sin ninguna complicación.

“De la misma forma que cuando un paciente sufre un infarto de corazón, se le monitoriza para ver si tiene una arritmia y evitar una muerte súbita, el registro de la actividad neuronal mediante ví­deo-electroencefalografí­a en pacientes con lesión cerebral grave permitirí­a detectar las alteraciones eléctricas que provocan la muerte de las neuronas, produciendo complicaciones sobreañadidas a las del traumatismo o la hemorragia que ha causado el estado de coma”, ha señalado José Luis Fernández-Torre, jefe de Servicio de Neurofisiologí­a Clí­nica y responsable del grupo de investigación en epilepsia del IDIVAL.

Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada