Descubren un tipo de daño…

Cientí­ficos del Instituto Gladstone de California (Estados Unidos) descubrieron que un determinado tipo de daño en el ADN -que se pensaba que era particularmente perjudicial para las células cerebrales- puede tener su origen en un proceso regular no nocivo.

Los investigadores saben que el daño del ADN se produce en todas las células, acumulándose a medida que envejecemos. Pero un tipo particular de daño en el ADN, conocido como una ruptura de doble cadena o DSB, en sus siglas en inglés, ha sido considerado como una causa importante que está detrás de las enfermedades relacionadas con la edad, como el Alzheimer.

Ahora, los cientí­ficos informan en la revista ‘Nature Neuroscience’ que el  denominado DSB en las células neuronales en el cerebro también puede originarse como consecuencia de las funciones normales del cerebro tales como el aprendizaje, siempre y cuando las rupturas de doble cadena estén estrechamente controladas y reparadas a tiempo. Además, la acumulación de la proteí­na beta amiloide en el cerebro, que se piensa ampliamente que es una causa importante de la enfermedad de Alzheimer, aumenta el número de neuronas con DSBs y retrasa su reparación.

En los experimentos de laboratorio, dos grupos de ratones, uno modificado genéticamente para simular los aspectos clave de la enfermedad de Alzheimer y otro de roedores sanos (control), exploraron un nuevo ambiente lleno de lugares, olores y texturas desconocidos. A medida que los roedores exploraron, sus neuronas se estimularon al procesar la nueva información y, después de dos horas, fueron devueltos a su entorno familiar, su casa.

Por último, el grupo de control mostró un aumento de DSB justo después de explorar el nuevo entorno, pero después de ser devueltos a su entorno familiar, sus niveles del DSB bajaron. ‘Al principio nos sorprendió encontrar DSB neuronales en los cerebros de ratones sanos’, dijo Elsa Suberbielle, investigadora postdoctoral en Gladstone y autora principal del artí­culo.