Debaten como implicar al paciente…

Profesionales sanitarios, administración, pacientes y expertos en el manejo de la enfermedad renal crónica avanzada de España se han reunido para abordar, desde todos los ángulos, la búsqueda de la equidad y la participación del paciente en un tratamiento sustitutivo renal de calidad, individualizado clí­nicamente, y enfocado hacia la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud en el marco de la reunión «¿Es posible un tratamiento sustitutivo renal individualizado, con calidad y sostenible?», según informa Baxter.

Y es que la enfermedad renal crónica avanzada es una patologí­a común a cuatro de las patologí­as crónicas más prevalentes en España. Se estima que en España hay más de 13,5 millones de pacientes con hipertensión arterial, 4 millones con diabetes mellitus, 1,6 millones con insuficiencia cardiaca y 1,2 millones con cardiopatí­a isquémica. Muchos de estos pacientes desarrollan distintos grados de afectación renal. Según el doctor Mario Prieto, del Complejo Asistencial Universitario de León, «dado que el paciente crónico con frecuencia es pluripatológico, requiere muchos recursos del sistema y no solo los inherentes al tratamiento sustitutivo de la función renal». «Con frecuencia además está muy ligado a la edad, lo que implica que en los próximos años, además, crecerá de manera importante. Existe preocupación por cómo organizar el sistema para poder hacer frente a este desafí­o de manera sostenible», ha señalado.

Existen diferentes opciones de tratamiento sustitutivo renal, teniendo en cuenta que muchos pacientes de enfermedad renal crónica avanzada pasarán probablemente por más de una forma de tratamiento a lo largo de su vida. Entre ellos, está el trasplante, la modalidad de tratamiento más eficiente y que mejor calidad de vida proporciona; además de la hemodiálisis, una máquina de diálisis con un filtro externo, que limpia la sangre y elimina el exceso de lí­quidos. También el análisis peritoneal.