Contracturas, lesiones tendinosas y hernia…

El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (Cpfcm) recordó la importancia de vigilar las posturas al transportar el equipaje, ya que hacerlo de forma incorrecta incrementa el riesgo de sufrir lesiones músculoesqueléticas como lumbalgia, o contracturas en la región cervical y los trapecios.

El secretario general del CPFCM, José Santos, explicó además, que para facilitar su carga, es recomendable meter primero los bultos más voluminosos e ir rellenado los huecos que queden con los objetos o prendas pequeñas”. Igualmente, recomendó colocar la maleta sobre la cama para ir llenándola, en lugar de en el suelo, para evitar que la espalda sufra. “En cualquier caso, si se levanta desde el suelo la mejor forma de hacerlo, es cogiéndola con las dos manos y las rodillas flexionadas”, añadió.

En cuanto a la preparación de la “bolsa de aseo”, el experto alertó de que hay un gesto instintivo que provoca un gran número de fracturas y lesiones por cortes: poner el pie cuando se nos cae un objeto de la estanterí­a para evitar que dé contra el suelo. Según el fisioterapeuta, “esto se da principalmente en verano ya que, además, generalmente vamos descalzos, o con chanclas”.

Por otra parte, si tenemos las maletas guardadas en un punto alto del armario, los fisioterapeutas aconsejan utilizar una escalera para alcanzarlas sin forzar el gesto. Además, recomendaron, en caso de ser necesario, pedir ayuda a otra persona para que desde el suelo recoja la maleta que nosotros le acercamos desde lo alto de la escalera.

En cuanto a qué tipo de equipaje emplear, aconsejaron utilizar maletas con ruedas, preferiblemente que puedan empujarse y no arrastrarse, ya que al arrastrar bultos, en muchos casos que superan los 20 o 30 kilos de peso, corremos el riesgo de sufrir lesiones musculoesquelética como lumbalgias, trapezalgias, epicondilitis, lesiones la muñeca, etc.

Por último, además, recordaron que un individuo adulto no deberí­a transportar más de un 10-15% de su masa corporal, por lo que una persona que pese unos 60-70 kg no deberí­a de transportar manualmente o en el hombro más de 7 o 8 kg. En este sentido, aconsejaron evitar las bolsas de deporte o de viaje que se cargan sobre un solo hombro, e invitan a sustituirlas por aquellas que se puedan usar a modo de “bandolera” para que el peso quede distribuido en ambos lados del cuerpo, o por una mochila.

Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada