Arranca en Londres la gran…

Estadio Olí­mpico de LondresEl movimiento paralí­mpico vuelve al Reino Unido, el lugar donde nació hace más de 60 años, con los Juegos de Londres 2012, que serán los más multitudinarios de la historia, tanto a nivel de público como de atletas. Los XIV Juegos Paralí­mpicos, que se desarrollarán entre el 29 de agosto y el 9 de septiembre en la capital británica, tendrán récord de participación con 4.200 deportistas y 166 paí­ses representados en 20 deportes y 21 disciplinas. Las entradas para esta cita están casi agotadas.

Bien sea por la frustración de muchos británicos que no pudieron asistir a los Juegos Olí­mpicos o por la tradición del movimiento paralí­mpico en este paí­s, la organización ya ha vendido más de 2,3 millones de entradas y espera agotar los 2,5 millones disponibles. Aunque no lo consiga, la asistencia a los Juegos Paralí­mpicos de Londres batirá el récord de 1,8 millones de espectadores de Pekí­n 2008, hasta ahora la más elevada de la historia.

España participa en Londres con un equipo integrado por 224 personas, de las cuales 142 son deportistas (127 con discapacidad, a los que hay que sumar los de apoyo) y el resto entrenadores, técnicos, guí­as, personal médico y de organización.

La natación será el deporte con más representación de deportistas españoles (35), seguida de atletismo (24), ciclismo (12), baloncesto en silla de ruedas (12), boccia (8), fútbol-5 para ciegos (8), judo (6) y tenis de mesa (6).

Les siguen por número de participantes españoles el tenis en silla de ruedas (4 representantes), el tiro con arco (3), el tiro olí­mpico (3), la vela (3), la esgrima en silla de ruedas (1), la halterofilia (1) y el remo (1). Además, habrá deportistas de apoyo, entre guí­as de atletismo para ciegos (4), pilotos de tándem (3), directores de boccia (5) y porteros de fútbol-5 (2).

El programa paralí­mpico de los Juegos de Londres está compuesto por 20 deportes. Está prevista la participación de más de 4.200 deportistas procedentes de 164 paí­ses y la asistencia de unos dos millones de espectadores. En total, se celebrarán 503 eventos con medalla y se realizarán alrededor de 1.250 controles antidopaje.

Londres 2012 significará la vuelta a los orí­genes del movimiento paralí­mpico, cuyos primeros Juegos se disputaron hace 64 años en Stoke Mandeville, una pequeña localidad al oeste de la capital británica.

Allí­, el mismo dí­a que se inauguraron los Juegos Olí­mpicos de Londres 1948, sir Ludwig Guttman organizó su propia competición destinada a los soldados británicos que sufrieron lesiones medulares en la II Guerra Mundial.

A partir de esta semilla, el deporte paralí­mpico fue evolucionando y ganando más adeptos hasta que en Roma 1960 se incluyó dentro de la competición oficial del Comité Olí­mpico Internacional (COI).

En homenaje a estos orí­genes, esta noche las cuatro llamas paralí­mpicas que se encendieron la semana pasada en Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte se unirán en Stoke Mandeville, desde donde la antorcha iniciará su trayecto final hacia el estadio de Stratford, al este de Londres.

La llegada del fuego sagrado se producirá en los últimos compases de la ceremonia de apertura de estos Juegos, que estará presidida por la reina Isabel II de Inglaterra y a la que asistirán, entre otros, la infanta Elena de España, el vicepresidente de Ecuador, Lení­n Moreno, la primera dama colombiana, Marí­a Clemencia Rodrí­guez, y el ministro brasileño de Deportes, Aldo Rebelo.

Con el tí­tulo de «Ilustración (Enlightenment, en inglés)», dará comienzo mañana a las 20.30 (hora española) con un espectáculo aéreo a cargo de Aerobility, una organización benéfica del Reino Unido que entrena a personas discapacitadas para ser pilotos.

Con alrededor de 4.000 voluntarios, entre los que habrá antiguos atletas paralí­mpicos, soldados heridos y niños de distintos barrios del este de Londres, donde se concentran la mayorí­a de instalaciones olí­mpicas, el acto será «una celebración espectacular del espí­ritu inspirador de estos Juegos», según los organizadores.

El encendido del pebetero, uno de los secretos de la ceremonia, marcará el inicio de once dí­as de competición en los que atletas ciegos y deficientes visuales, con discapacidad fí­sica e intelectual y parálisis cerebral lucharán por las más de 500 medallas de oro en liza.

Deportistas que, a pesar de no tener el reconocimiento mediático de los que maravillaron al mundo hace dos semanas en la capital británica, cumplirán también con el lema de Londres 2012: «Inspira a una generación».