Aumenta la incidencia del cáncer…

La incidencia del cáncer de tiroides en España está aumentando aunque, no obstante, está disminuyendo la tasa de mortalidad asociada debido al diagnóstico precoz y a los avances terapéuticos, según ha asegurado el endocrinólogo de la Clí­nica Universidad de Navarra y responsable del Grupo de Cáncer de Tiroides de la Sociedad Española de Endocrinologí­a y Nutrición (SEEN), Juan Carlos Galofré.

En concreto, cada año se diagnostican 2,1 casos por cada 100.000 habitantes, una cifra que se triplica en el caso de las mujeres, que representan 6 casos por cada 100.000 habitantes. Se trata, por tanto, de un tumor que, aunque es poco frecuente -representa entre el 1 y el 2 por ciento del total de cánceres-, es el «más común» dentro de las neoplasias malignas que tienen su origen en órganos endocrinos, ya que supone más del 92 por ciento de ellos. Ahora bien, el pronóstico del cáncer de tiroides varí­a según el tipo del que se trate. «Existen cuatro tipos de cáncer de tiroides, de mejor a peor pronóstico: papilar, folicular de tiroides, carcinoma medular de tiroides y anaplásico. Cada uno de estos tipos tiene una evolución clí­nica y un pronóstico diferente, y afectan a un amplio espectro de la población, desde la infancia hasta edades adultas», ha comentado la doctora del servicio de Endocrinologí­a del Hospital Universitario La Paz de Madrid, Cristina ílvarez Escolá.

Además, los principales factores de riesgo de aparición de este cáncer son la exposición a radiaciones ionizantes en la infancia, el déficit de yodo o el componente genético. De hecho, Galofré ha informado de que en algunos cánceres del subtipo medular, los antecedentes familiares indican que existe un 50 por ciento de predisposición de presentar la misma patologí­a.

Por último, para estos casos, el desarrollo del estudio genético ha posibilitado detectar la mutación familiar y estudiar a los familiares de primer grado. «Este estudio se lleva a cabo en toda la familia y permite realizar tratamientos profilácticos que evitan el desarrollo del cáncer. En algunos casos se llega a recomendar extirpar el tiroides de modo precoz incluso en los niños menores de 5 años», ha recalcado el experto.