Afirman que no hay evidencia…

El tratamiento quirúrgico de la migraña ha comenzado a publicitarse recientemente en nuestro paí­s como una nueva técnica para el tratamiento de esta enfermedad.

Aunque es una técnica que hasta la fecha no se realizaba en España, experiencias llevadas a cabo en otros paí­ses han permitido que la comunidad cientí­fica internacional haya llevado a cabo estudios para comprobar en qué se fundamenta este tratamiento y si tiene razón de ser cientí­fica

 

El Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurologí­a (SEN) ha revisado la evidencia publicada al respecto y ha concluido, al igual que lo han hecho recientemente los editores de la principal revista cientí­fica especializada en cefaleas Cephalalgia (publicación oficial de la Sociedad Internacional de Cefaleas), que no hay evidencia cientí­fica necesaria y suficiente para respaldar este tipo de técnicas quirúrgicas en la migraña.

Desde técnicas que proponen eliminar quirúrgicamente los puntos desencadenantes de la migraña, se ofrecen otras como el cierre del foramen oval permeable. Ninguna de estas técnicas quirúrgicas han demostrado eficacia y, además, implican el riesgo inherente a cualquier cirugí­a. Asimismo, actualmente, esta técnica no está aprobada como opción terapéutica por ningún organismo regulador en los diferentes paí­ses del mundo y no se conoce una explicación fisiopatológica que justifique este procedimiento.

Debido a que la migraña es una enfermedad muy incapacitante y que cuando se sufre de forma crónica, es decir, 15 o más dí­as de dolor de cabeza al mes- es incompatible con poder llevar una vida normal, son muchas las personas que buscan todo tipo de tratamientos alternativos para intentar minimizar su incapacidad y secundariamente el dolor. Desde la Sociedad Española de Neurologí­a se insiste en que tanto pacientes como médicos están deseosos de encontrar una cura definitiva para la migraña, pero que debido a que surgen en el mercado numerosos tratamientos -generalmente con un precio elevado- que no aún no han conseguido demostrar su eficacia y que en muchas ocasiones no son inocuos para la salud del paciente, antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento es necesario consultar al neurólogo.

 

Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada