30 juegos de mesa educativos

En estos meses de vacaciones podemos disfrutar de más tiempo con nuestros hijos e hijas.  Depende de nosotros que sea un tiempo de calidad en los que fortalecer los lazos familiares o un tiempo aburrido encandilados por las pantallas más tiempo del recomendado.  En ocasiones, la falta de ideas o la propia rutina nos lleva por este segundo camino, pero son muchas las actividades que podemos hacer para divertirnos juntos. Proponemos algunas ideas en esta entrada. En el día de hoy, nos centramos en el potencial de los juegos de mesa. Estas son algunas de nuestras recomendaciones:

oDobble: contamos con la versión original y con Dobble impermeable para llevarlo a la piscina o playa sin preocuparnos del agua. Se puede jugar de varias maneras pero, a nivel general, consiste en encontrar qué dibujo aparece igual en dos cartas.

      Nos ayuda a potenciar: concentración, atención visual, estrategias de búsqueda, vocabulario y  velocidad de procesamiento de la información.

 o Storycubes: Con una serie de dados debemos formar una historia inventada según las figuras que el azar nos haya mostrado en ellos.

Nos ayuda a potenciar: lenguaje oral expresivo, planificación del discurso y creatividad.

 

o   Pictureka: Al igual que el primero, consiste en encontrar una serie de elementos, esta vez, en un tablero más grande.

Nos ayuda a potenciar: concentración, atención visual, estrategias de búsqueda, vocabulario y  velocidad de procesamiento de la información.

Jenga: Este sencillo y divertido juego consiste en construir una torre con las estructuras de madera para irlas quitando de una en una, por turnos, intentando que no se derrumbe.

Nos ayuda a potenciar: concentración, control de impulsos, planificación, creación de estrategias y habilidades motrices.

 

 o Zingo: Con un formato similar a un bingo, este juego consiste en asociar las tarjetas que salen al azar con nuestro tablero. En la imagen inferior vemos la versión de números, pero existen diferentes variantes.

Nos ayuda a potenciar: concentración y habilidades matemáticas.

Jungle Speed: Repartimos el mismo monto de cartas entre los jugadores, en orden, se van sacando de una en una las cartas, cada uno la de su montón. En el momento que dos de ellas coincidan, ambos jugadores deberán de intentar coger el tótem lo más rápido posible.

Nos ayuda a potenciar: atención visual, concentración, velocidad al procesar la información y actuar, asociación de formas y colores y control de impulsos.

 o Brain box: dentro de la caja encontramos un conjunto de tarjetas como las que aparecen en el dibujo. Escogemos una de ella y tratamos de memorizar todos los datos posibles ya que, a continuación, tendremos que responder a una pregunta sobre el dibujo. Existe variedad en la temática de estos juegos, existiendo diferentes cajas como, por ejemplo, animales, países o ciencia.

Nos ayuda a potenciar: memoria visual, conocimiento de los números, concentración y lectura.

Concept Kids: Elegimos una carta de un animal y gracias a las pistas que ofrecemos,  el otro jugador adivina cuál hemos escogido. El tablero nos ayuda a dar esas pistas en función de diferentes categorías: tamaño, hábitat, alimentación, forma de desplazarse, etcétera.

Nos ayuda a potenciar: razonamiento verbal, categorización y vocabulario.

 o Dixit: Por turnos, cada jugador cuenta una historia, dice una frase, un refrán, el título de una película o un libro, cualquier ocurrencia es válida. Los demás jugadores deberán buscan entre sus cartas cuál es la que más representa eso que se ha contado.

Nos ayuda a potenciar: razonamientos verbales, abstracción, creatividad y lenguaje expresivo y comprensivo.

 o El frutalito: En este juego debemos proteger las frutas del árbol para que no sean comidas por el cuervo, para ello tendremos que recolectar todas las cerezas lo más rápido posible.

Nos ayuda a potenciar: conteo, memorización y concentración.

 o El fantasma de Blitz: Contamos con cinco figuras, como se pueden ver en la imagen, tendremos que cogerlas antes que nuestro contrincante si queremos ganar el punto de la partida. Levantamos una carta, si aparece el objeto con el color real (por ejemplo, sofá rojo) trataremos de cogerlo tan rápido como podamos. En caso de que en la carta no aparezca ninguna figura representada con el mismo color y forma, tendremos que coger aquella figura que no esté en la carta ni en color ni en forma.

Nos ayuda a potenciar: memoria operativa visual, control de impulsos y asociación de formas y colores.

 o Palabrea: Este sencillo y divertido juego consiste en decir una palabra de una determinada categoría (animal, personaje famoso, nombre de persona, objeto, profesión, país, ciudad, planta, entre otros) antes que los contrincantes.

Nos ayuda a potenciar: categorización, control de impulsos, conciencia fonológica y concentración.

 o Taco, gato, cabra, queso, pizza: Cada jugador tiene un monto de tarjetas  que deberá de ir lanzando por turnos de una en una, se repite en voz alta la serie de palabras que da nombre al juego: taco, gato, cabra, queso, pizza. Si la palabra que se dice coincide con el dibujo de la carta que se está poniendo en la mesa, se deberá poner la mano encima de la carta. El último en poner la mano pierde la ronda y deberá quedarse con el monto de cartas que hay en la mesa.

Nos ayuda a potenciar: atención auditiva y visual y control de impulsos.

 o Letra a letra: Trataremos de adivinar la palabra oculta en cada carta. Como se observa en la imagen, hay tres círculos de colores en cada una: azul, rojo y negro, aumentando el grado de dificultad en cada uno. El color que haya salido en la parte de atrás de la carta anterior marcará qué nivel se hará. Por ejemplo, si al dar la vuelta a la carta anterior aparece el color negro, tendremos que adivinar qué palabra pone en el circulo negro. En la imagen inferior, esta sería lapicero.

Nos ayuda a potenciar: lectura, conciencia fonológica y léxica, atención visual y control de impulsos.

 o Bla,bla,bla: Se reparten cinco cartas a cada jugador, se lanza el dado y, según lo que salga, tendremos que hacer una prueba diferente (crear una historia, hacer asociaciones entre las cartas, etcétera). Los demás jugadores valorarán si merece o no premio.

Nos ayuda a potenciar: creatividad, razonamiento verbal y lenguaje.

 o Ikonikus: Uno de los jugadores plantea una situación y el resto debe adivinar cómo se siente en ese planteamiento. Deberá elegir de entre sus cartas, cuál es la que más se asemeja a ese sentimiento. Por ejemplo, un jugador pregunta: «¿cómo me sentiría si me tocara la lotería?» y el resto de entre sus cartas tiene que elegir la que más se asemeje a lo que se cree que puede sentir en ese momento. A continuación, la persona que ha formulado la pregunta escogerá la carta ganadora.

Nos ayuda a potenciar: habilidades emocionales, empatía y pensamiento abstracto.

 o Emoción!: Baraja de cartas con la que aprender vocabulario emocional y a distinguir entre la intensidad con la que la podemos sentir. Existen diferentes formas de jugar explicadas en las instrucciones, pero también podemos crear la nuestra propia.

Nos ayuda a potenciar: vocabulario y reconocimiento emocional.

 

Virus: Se deberá seguir una estrategia para conseguir los cinco órganos que forman un cuerpo entero y ganar la partida. Existen diferentes obstáculos que nos quitarán órganos, alejándonos de nuestra meta.

Nos ayuda a potenciar: concentración, seguimiento de normas y creación y mantenimiento de una estrategia.

 o Ensalada de puntos: Este juego lo ganará la persona que más puntos consiga en la última partida, los conseguimos combinando cartas de verduras, por lo que tendremos que seguir una estrategia clara. Las partidas son cortas y ágiles.

Nos ayuda a potenciar: planificación, secuenciación de pasos y atención visual.

 

Lince: Es un juego muy similar al de pictureka, explicado anteriormente. Se deberá de encontrar el elemento necesario en el tablero.

Nos ayuda a potenciar: atención visual, mantenimiento de la estrategia de búsqueda y planificación.

Taboo familiar: Este típico juego consiste en que una persona trata de hacer adivinar la palabra que aparece en su tarjeta, pero sin utilizar las palabras prohibidas. Por ejemplo, tendremos que explicar la palabra acuario sin utilizar cristal ni peces.

Nos ayuda a potenciar: control del tiempo, lenguaje expresivo y comprensivo, vocabulario y razonamientos verbales.

Tic tac Boum: Aparece una carta con una sílaba y tendremos que utilizarla al principio, medio o final de una palabra según lo que marque el dado. El tiempo para descubrir qué palabra coincide con esos requisitos vendrá marcado por una bomba.

Nos ayuda a potenciar: habilidades lingüísticas y control del tiempo.

 

El unicornio Destello: Cuatro unicornios tendrán que llegar hasta el Sol intentando conseguir el mayor número de cristales de nubes posibles. Por el camino encontrarán obstáculos y ayudas.

Nos ayuda a potenciar: conteo, respeto de los turnos y reglas.

Sushi go: Juego de cartas con el que tendremos que conseguir todos los puntos que podamos al final de la partida. Para ello, seguiremos una estrategia basada en las normas de cada carta. Por ejemplo, cada dos tempuras son 5 puntos, cada nigiri son 3 puntos, etcétera.

Nos ayuda a potenciar: creación y mantenimiento de una estrategia y concentración.

Rush hour Junior: Para superar la partida con éxito deberemos liberar al coche rojo haciendo todos los movimientos posibles con los demás vehículos.

Nos ayuda a potenciar: planificación, secuenciación de pasos y concentración.

Math Dice Jr.: Este juego ayuda a practicar el cálculo mental de una forma divertida. Consiste en conseguir el número que aparezca en el dado de 12 caras con las sumas o restas de los demás.

Nos ayuda a potenciar: habilidades matemáticas.

Uno: Para ganar la partida tendremos que quedarnos sin cartas. Nos las vamos descartando lanzándolas si coincide el número o color con la carta boca arriba en la mesa. Aparecerán otras cartas especiales que nos alejarán o acercarán a nuestro objetivo.

Nos ayuda a potenciar: asociación de números y de colores iguales, respeto de los turnos, cálculo y concentración.

Qwirkle: Sencillas piezas de madera con formas geométricas con las que tendremos que asociar los colores y formas. Es un juego similar al dominó.

Nos ayuda a potenciar: concentración, asociación de colores y formas y razonamientos no verbales.

Tangram niños: Rompecabezas de siete piezas para formar divertidas figuras.

Nos ayuda a potenciar: procesos visoespaciales y concentración.

 

Monster kit: Divertido juego con el que practicar la escritura y lectura de forma amena. Se hacen cinco montones de cartas, cada uno tiene el dibujo de una parte del cuerpo del monstruo que vamos a pintar en un papel. Por último, escribiremos su nombre uniendo las sílabas que han aparecido en las tarjetas. Por ejemplo, en la imagen inferior el nombre de nuestro monstruo sería Sadocumega.

Nos ayuda a potenciar: lectura, escritura y habilidades grafomotrices.

Los beneficios que aportan los juegos de mesa son incalculables. Entre ellos, podemos destacar la mejora de la tolerancia a la frustración de nuestros hijos e hijas, la aceptación de las normas, el respeto por los turnos de los otros jugadores, control inhibitorio, aumento de la creatividad, mejora de la concentración, promueve la toma de decisiones, entre otros mucho. A nivel familiar, potencia el vínculo y puede mejorar la comunicación. El momento de juego es un buen espacio para ofrecer un modelo correcto, servir de ejemplo ante la derrota mostrando una actitud deportiva, así como ante las críticas o bromas.

Si lo que preferimos son juegos educativos virtuales, gracias a las tecnologías y al acceso que tenemos a internet podemos encontrarlos de forma gratuita como se presentaba en estas entradas: páginas web y aplicaciones para trabajar la atención o en páginas como Árbol ABCCokitos o Mundo Primaria. No obstante, la mayoría de los que aquí aparecen no cuentan con la opción de multijugador. .

¿Qué otros beneficios encuentras en jugar en familia? ¿Conoces otros juegos educativos?

Si te han gustado estas ideas, no dudes en compartirlo.