El Servicio de Intermediación Laboral de FAMMA asesora a los demandantes de empleo, así como a las empresas que desean contratar a trabajadores con algún tipo de discapacidad

La propia empresa es quien, en última instancia, decide o no contratar a los candidatos.

 

¿Qué tipo de empresas solicitan trabajadores con discapacidad?

La mayoría de la ofertas que llegan al CAIL son de pequeñas y medianas empresas sensibilizadas en la contratación e integración de personas con discapacidad, o que por cumplimiento de la cuota de reserva del 2% necesitan incorporar trabajadores con minusvalía en su plantilla. Numerosas ofertas provienen también de los centros especiales de empleo.

 

¿Hay alguna ayuda específica para las personas con discapacidad que quieran constituirse como trabajadores autónomos?

  • Estar desempleado.
  • Inscrito como demandante de empleo en el INEM.
  • Estar en posesión del certificado de discapacidad.

Toda la información relativa a la subvención, se puede encontrar en la Orden 523/2008 (página 34)  La documentación a presentar para la concesión de dicha subvención, aparece reflejada en  el articulo 5 apartado 2. A continuación, en "corrección de errores" se descarga la solicitud que hay que presentar en las siguientes direcciones:

Oficina de Atención al Ciudadano - Gran Vía Nº3
Servicio Regional de Empleo - Vía Lusitana, Nº 21

Las subvenciones son de 8.000 euros. Ayudas condicionadas a inversión en inmovilizado material en mínimo 5.000€

La presentación de la solicitud se hará entre los 3 meses anteriores al inicio de la actividad y los 6 meses posteriores. Los beneficiarios deberán mantener su actividad empresarial y su alta en Seguridad Social o equivalente durante al menos 3 años. Quedarán excluidos los trabajadores que hayan desarrollado la misma o similar actividad como autónomos en los 6 meses anteriores.

Para cualquier duda llamar al 012 y contactar con autónomos.

Más información en BOCM del 8 de febrero de 2010.

 

¿Existe la jubilación anticipada de trabajadores con algún tipo de discapacidad?

Podrá reducirse la edad ordinaria de jubilación en el caso de trabajadores con un grado de discapacidad igual o superior al 45 por ciento, siempre que se trate de discapacidades reglamentariamente determinadas en las que concurran evidencias que determinan de forma generalizada y apreciable una reducción de la esperanza de vida de esas personas.

Dichas discapacidades son las siguientes: Discapacidad intelectual (antes retraso mental); Parálisis cerebral; Anomalías genéticas: Síndrome de Down, Síndrome de Prader Willi, Síndrome X frágil, Osteogénesis imperfecta, Acondroplasia, Fibrosis Quística, Enfermedad de Wilson; Trastornos del espectro autista; Anomalías congénitas secundarias a Talidomida; Síndrome Postpolio; Daño cerebral (adquirido): Traumatismo craneoencefálico, Secuelas de tumores del SNC, infecciones o intoxicaciones; Enfermedad mental: Esquizofrenia, Trastorno bipolar; Enfermedad neurológica: Esclerosis Lateral Amiotrófica, Esclerosis múltiple, Leucodistrofias, Síndrome de Tourette, Lesión medular traumática.

Más información en www.seg-social.es/