La Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de la Comunidad de Madrid, (FAMMA Cocemfe Madrid), quiere dejar claro su total desacuerdo con la postura llevada a cabo por parte de la DGT, al no aplicar la pérdida de puntos en el carnet de conducir, por aparcar indebidamente en las plazas para personas con movilidad reducida. Esta dirección no entiende que las personas con movilidad reducida corren riesgos, cuando han de buscar otros espacios no habilitados para ellas para aparcar, porque las plazas de aparcamiento habilitadas a tales efectos, se encuentran ocupadas por personas no autorizadas.

En palabras del presidente de la Federación, Javier Font, “cuando no se quiere buscar soluciones se manifiesta un problema legal para no hacer nada. Desde la organización, pedimos que, si fuera el caso de un vacío legal, se produzca la modificación jurídica que sea necesaria para acabar con estas malas costumbres o hábitos que obligan a que otras personas pongan en riesgo sus vidas. Por esta regla de tres, nunca habríamos evolucionado, ni pasado de la rueda de piedra a la de caucho con aire, debido a la inmovilidad de las personas para innovar y alcanzar mejor bienestar y seguridad para todos.”.

Hablar de plazas habilitadas significa que hablamos de plazas con las medidas, espacios y características necesarias, para que estas personas puedan aparcar sin riesgos, según marca la normativa, por su condición personal.

Estas plazas son creadas específicamente para que las personas con movilidad reducida, no corran peligro en su embarque o desembarque del vehículo, tras entender que una persona en silla de ruedas necesita más espacio y protección, para que su vida no corra riesgo en este tipo de maniobras. Para entender esta situación sólo hace falta ser usuario de silla de ruedas.

La Federación manifiesta que parece que se trata más de un olvido por parte de la DGT y que en lugar de rectificar y no asumir este gran error, se da una interpretación o una excusa subjetiva e interpretable, que pone de manifiesto su falta de empatía y el total desconocimiento de lo que estas personas viven, cuando no pueden aparcar en las plazas habilitadas, porque están ocupadas por personas no autorizadas.

FAMMA reprueba esta actitud a la DGT y pide una rectificación urgente, que incluya la penalización y retirada de puntos del carnet de conducir, por utilizar indebidamente estos espacios, pues, estos actos insolidarios ponen en peligro la integridad física de las personas con movilidad reducida.

La entidad recuerda que la existencia de estas plazas, con las características determinadas concretas, surge por la necesidad de facilitar los desplazamientos y proteger la integridad física de aquellas personas que tienen problemas de movilidad, por tanto, son más lentas en sus desplazamientos, debido a sus limitaciones físicas, y requieren que la DGT entienda la necesidad de protegerlas.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Linkedin
YouTube
Facebook