El estudio 'La accesibilidad de la nueva vivienda en España' elaborado por la Fundación Mutua de Propietarios en colaboración con la Cátedra Unesco de Vivienda de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, afirma que solo un 2% los edificios construidos después de 2011 son universalmente accesibles, a pesar de que ya debieron construirse conforme a lo marcado por Ley sobre accesibilidad y no discriminación de las personas con discapacidad.

Según el estudio, 100.000 personas con movilidad reducida nunca pueden salir de casa, por la falta de accesibilidad de sus viviendas. Esta situación de confinamiento permanente cobra significado para todos los españoles, ahora que hemos vivido un confinamiento de unos meses, por la pandemia de la COVID-19.

Entre los elementos comunes de los edificios que más despacio mejoran su accesibilidad desde 2011, se encuentra el portero automático, que pese a haber mejorado considerablemente (de un 10% a un 32%), sigue siendo un valor bajo. También es reseñable que aunque antes de 2011 los edificios sin ascensor sumaban el 21% y después el 3%, su accesibilidad universal aún es una tarea pendiente, ya que el 16% se cierra demasiado pronto, el 20% no dispone de botones con braille y en el 55% no anuncian los pisos con audio. 

Además en otro estudio "Movilidad reducida y accesibilidad en edificios de viviendas. Hábitos y necesidades de las personas con movilidad reducida" de 2019 también de la Fundación Mutua de Propietarios se pone de manifiesto que el 50% de los encuestados con discapacidad física en Madrid se pasan días sin salir de casa por sus problemas de movilidad, y el 37% saldría más si el edificio estuviese adaptado. Pero lo que es más grave, es la falta de solidaridad del 20%, que se niegan a realizar adaptaciones de accesibilidad necesarias en el edificio.

 

 

 

 

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Linkedin
YouTube
Facebook