Madrid, 11 de febrero de 2020. - La Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (FAMMA-Cocemfe Madrid) denuncia un presunto delito de oído, por discapacidad, de un conductor de la línea interurbana 334 de la compañía concesionaria La Veloz, por trato vejatorio a una viajera, insultos y un esputo, por el simple hecho de ser una persona con movilidad reducida que viajaba en el autobús con su scooter eléctrico y le molestaba.



Para completar el trato vejatorio al que sometió a la viajera con movilidad reducida, el conductor la obligó a bajar tres paradas antes, aludiendo a que en la parada a la que ella se dirigía, “siempre hay muchos coches aparcados en el lugar adaptado para bajar la rampa”. Esto supuso un problema adicional para la usuaria del scooter, ya que tiene problemas de orientación y ese cambio de su rutina, la puso en una situación comprometida que, gracias a la colaboración de otros viajeros pudo salvar.

La Federación exige a La Veloz que tome medidas disciplinarias contra este conductor y al Consorcio Regional de Transportes de Madrid que, en los pliegos de condiciones de prestación de servicios, se asegure de la adecuada aplicación de controles psicológicos a los conductores para evitar situaciones de estas características.

Cualquier conductor de autobuses como este interurbano, debe de tomar conciencia de la importante labor que supone ser un conductor de autobuses que presta un servicio público, ya que su labor es fundamental para facilitar la autonomía personal de las personas con movilidad reducida.

En palabras del presidente de FAMMA, Javier Font, “una actitud tan canalla no puede ser consentida ni por la empresa ni por el Consorcio Regional de Transportes y, de no actuar, pediremos responsabilidades a los dos.”.

El pasado seis de febrero, el conductor denunciado manifestó a oídos de todos los viajeros del autobús que “no se podía retrasar porque personas como ella se subieran a su bus.”. A lo que añadió: “vosotros no deberíais entrar al bus”, “vuestros padres son unos irresponsables”, “la gente como vosotros no debería existir”, “es que vosotros sois retrasados mentales”, “sois unos niñatos, mira como lloras”, etc.

Pero el trato discriminatorio y contra la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad, comenzó desde la subida de esta usuaria al autobús, ya que el conductor no esperó a que se colocase con seguridad con su scooter eléctrico, lo que puso en peligro su integridad y la de otros viajeros.

Según Javier Font, “La realidad pone de manifiesto que en 2020 las personas con discapacidad siguen siendo acosadas por ser diferentes y que como sociedad no podemos bajar la guardia en la vigilancia y castigo de estas actitudes de odio contra las personas con discapacidad.”.

Según el artículo 510 del Código Penal, si se demuestra el delito de odio, el conductor del autobús podría enfrentarse a penas de, entre seis meses a dos años, y multa de seis a doce meses, ya que castiga a “Quienes lesionen la dignidad de las personas mediante acciones que entrañen humillación, menosprecio o descrédito [..] [..] por razón de su discapacidad.”

Este no es el primer problema que un conductor de La Veloz genera con usuarios con movilidad reducida, en 2016, el cantante y actor El Langui protagonizó un acto de protesta después de que un conductor no le permitiese subir con su silla motorizada al autobús.

Entrevistas a la usuaria del autobús en: TeleMadrid (Madrid Directo), RTVE (informativos), La Sexta (Informativos).

Compartir en WhatsApp. 

Nota de prensa en PDF.

 

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Comentarios   

+1 #2 Elena 13-02-2020 17:40
Opino totalmente lo mismo, e leído bien la noticia y no me parece
Nada creíble, esta jugando con el pan de un trabajador, creo que deberían de informarse bien por que tiene toda la pinta de querer indemnización
Citar
-1 #1 Josefina 11-02-2020 23:55
Espero que antes de dar tanto bombo a una noticia
se contraste bien con el resto de usuarios del autobus enen ese momento ya que poner en juego el trabajo de una persona por mentiras, me parecería lamentable.
Da igual si se es minusvalido o no, jugar con el pan de alguien es mezquino.
Citar
Linkedin
YouTube
Facebook