Madrid, 12 de diciembre de 2019. - La Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (FAMMA-Cocemfe Madrid) denuncia que el Ayuntamiento de Madrid inauguró el recién remodelado parque Antonio Machado de Madrid, incumpliendo el Real Decreto Legislativo 1/2013, al no tener en cuenta a las personas con movilidad reducida, incluidos niños.

Tras la remodelación del Parque Antonio Machado ubicado en el distrito Moncloa-Aravaca, el único acceso orientado a silla de ruedas es una rampa, que no cumple la normativa, y los juegos instalados no cuentan con características que permitan la participación, interacción y desarrollo de habilidades por parte de todas las personas, ya que a ellos no tienen acceso los niños y niñas con discapacidad.

Para acceder desde la calle Antonio Machado, las personas con discapacidad tienen que superar, al menos, una rampa, cuyo entrono ha sido recientemente renovado, y que no cumple ninguno de los criterios de la normativa en vigor.

La Plaza de Antonio Machado, situada sobre el aparcamiento subterráneo existente en el nº 55, de reciente renovación, no cuenta con ningún itinerario peatonal accesible que permita a las personas con discapacidad acceder a ella, y poder disfrutar así de ese espacio público y de las instalaciones que en él se han implantado.

En el otro extremo de la plaza existe un acceso peatonal a nivel, pero desembarca en una acera de ancho insuficiente que no tiene continuidad con el resto del espacio público, ya que, en el cruce con un vado de vehículos cercano, no cuenta con un vado peatonal accesible. Importantes irregularidades para ser una obra nueva.

En palabras del presidente de FAMMA, Javier Font, “Es inadmisible que en 2019 el dinero de los madrileños siga expulsando a las personas con movilidad reducida de los parques públicos, los cuales tendrían que ser espacios de convivencia entre iguales”.

FAMMA reclama la creación urgente de los mecanismos necesarios que permitan bloquear el trámite de reformas como esta, que no se ajustan a la ley, ya que desde el 4 de diciembre de 2017 todos los espacios públicos deben cumplir las condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación en su acceso y utilización.

Los mecanismos de control deben permitir revisar tanto los nuevos proyectos, como los aprobados y no ejecutados, con el objeto de que se garantice que cumplan los criterios de accesibilidad universal y diseño para todos, estipulado en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU.

Según recoge la Convección de la ONU, suscrita por España: “La accesibilidad de las instalaciones y servicios abiertos al público tiene que ser la norma.  La convención añade, “En todas las actividades relacionadas con los niños y las niñas con discapacidad, debe de considerarse primordial la protección de los intereses del menor.”. Por último, destaca que “las personas con discapacidad no pueden ser excluidas del espacio público por motivos de su discapacidad.”

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Linkedin
YouTube
Facebook