El gobierno presentó el día 5 de septiembre la actualización de la ‘Guía de estilo sobre discapacidad para profesionales de los medios de comunicación’ editada por primera vez en 2006. Desde la Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (FAMMA-Cocemfe Madrid) apoyamos esta iniciativa que recoge las reclamaciones sobre el tratamiento del lenguaje de la discapacidad física y orgánica que reclamamos periódicamente desde nuestra entidad.

Según afirmó en la presentación de la Guía Jesús Celada, director del Real Patronato sobre Discapacidad y director general de Políticas de Discapacidad, esta guía pretende ofrecer a los medios de comunicación una herramienta de utilidad para crear “una imagen responsable de la discapacidad, respetuosa con la diversidad, que favorezca la concienciación y la inclusión social de estas personas” y que, además, garantice su dignidad “a través del lenguaje”.

La guía hace hincapié, con numerosos ejemplos, en el uso del lenguaje correcto para cada tipo de discapacidad y recomienda:

  • Evitar la generalización.
  • Evitar expresiones que se utilizan para amortiguar la discapacidad
  • Pide no enfocar la discapacidad como una tacha, como algo negativo y, por tanto, rescindir de verbos o sustantivos que implican una carga negativa.
  • Evaluar si la mención explícita a la discapacidad es o no relevante para la enjundia de la información, en especial en el titular. 

En la guía designa de la siguiente forma genérica las discapacidades físicas, según el Observatorio de la Discapacidad Física: 

  • Discapacidades físicas orgánicas, las que afectan a la cabeza, la columna vertebral y las extremidades inferiores y superiores. 
  • Afectación de órganos y vísceras, las que afligen a los aparatos respiratorio, cardiovascular, digestivo y urinario, así como a los sistemas metabólico e inmunológico. 
  • Déficits de las estructuras musculares relacionadas con el movimiento de las extremidades. 

Por último, destacar las recomendaciones de la Guía específicas para personas con discapacidad física u orgánica:

  • Una persona con discapacidad física no siempre es usuaria de una silla de ruedas. 
  • No se debe hablar de “enanos”, término peyorativo de raíz, sino de “personas con acondroplasia” o “personas de talla baja”.
  • Si se entrevista a una persona usuaria de silla de ruedas, lo indicado es sentarse a su altura.
  • No conviene abusar de las imágenes que muestran los apoyos que utiliza la persona con discapacidad física.

Puedes descarga la ‘Guía de estilo sobre discapacidad para profesionales de los medios de comunicación’ en PDF aquí.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Linkedin
YouTube
Facebook