Tirar una bolsa de basura en uno de los nuevos contenedores de residuos urbanos de Madrid puede llegar a ser toda una carrera de obstáculos para una persona con movilidad reducida.

Desde FAMMA denunciamos la falta de accesibilidad de los nuevos contenedores y, por consiguiente, la discriminación que sufren las personas con movilidad reducida. En palabras del presidente de la federación, Javier Font, “lo que no puede hacer el ayuntamiento es generar nuevas barreras a través de nuevos contenedores adaptados. Pero por haberlos puesto indebidamente y sin el recrecimiento oportuno para convertirlos en accesibles. Por lo que han creado una nueva barrera en contra de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social.”

Por comodidad de la empresa de recogida de residuos, estos nuevos modelos han sido colocados alejados de la acera y no pueden considerarse accesibles. Así, a pesar de tratarse de contenedores adaptados, esta situación los hace inutilizables por las personas con movilidad reducida, discriminándolas en la utilización de este servicio público.

Desde FAMMA, hemos realizado una propuesta técnica al Ayuntamiento de Madrid estableciendo de forma gráfica las condiciones que deben cumplir los contenedores de residuos según la legislación actual y en cumplimiento de la no discriminación de personas con discapacidad. Es decir, la altura de la boca de las papeleras y contenedores enterrados debe estar situada entre los 0,70 m y 0,90 m del suelo. Y en el caso de los contenedores no enterrados, la parte inferior de la boca estará situada a una altura máxima de 1,40 m y los elementos manipulables siempre estarán situados como mucho a una altura de 0,90 m.

Además, se debe poder acceder al contenedor desde el itinerario peatonal accesible. En otras palabras, no debe haber cambios de nivel en el pavimento circundante y, en el caso de que existan, se ha de construir un recrecimiento en la acera para sortearlos.

Otros consistorios sí se han puesto manos a la obra. El Ayuntamiento de Valencia es un ejemplo de buenas prácticas, va a instalar 75 plataformas prefabricadas de hormigón armado modulares para que las personas con movilidad reducida y los mayores puedan acceder a las islas de contenedores urbanos en zonas de aparcamiento en batería. A estas plataformas, se suman 50 contenedores de 3.200 litros de capacidad con una mayor accesibilidad, con palanca manual, pedal y posicionador para fijarlo en su ubicación.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Linkedin
YouTube
Facebook