FAMMA-Cocemfe Madrid denuncia que existe en la actualidad un “olvido institucional” hacia los pacientes que padecen el denominado Síndrome de Postpolio (SPP), reconocido oficialmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 2010.

Por todo ello, la Federación pide que se implementen estrategias sanitarias de acción coordinada para atender de forma especializada a los pacientes que, en la actualidad, sufren los efectos tardíos de la Poliomielitis, así como recursos para potenciar la investigación sobre estos efectos. Asimismo, en muchos casos, la atención clínica y médica a los pacientes con Postpolio se limita a las acciones realizadas en los Centros de Atención Primaria, en los que, en ocasiones, existe un verdadero ‘desconocimiento’ de los efectos tardíos de esta enfermedad. FAMMA estima preciso, por ello, promover la rehabilitación y mantenimiento integral de los afectados por Postpolio, contando con equipos multidisciplinares de profesionales sanitarios.

Para ello, la Federación ve oportuno que se articule, según piden los pacientes que viven hoy en día con SPP, un fichero en el que estén registradas todas las personas que, en su día, han tenido poliomielitis y ahora padecen sus efectos tardíos. FAMMA incide en que la atención adecuada de todos los afectados por el Síndrome de Postpolio permitirá reducir el gasto sanitario, al brindársele la atención que precisan para mantenerse en la mejor situación sociosanitaria posible y para evitar posibles y eventuales complicaciones asociadas a los efectos tardíos de la Polio. El Síndrome de Postpolio es una afección neurológica que produce un conjunto de síntomas en personas que han sufrido, años atrás, un episodio de Poliomielitis.

Generalmente sufren, con el transcurrir de los años, una pérdida súbita de fuerza, así como fatiga, debilidad muscular progresiva acompañada de dolor, especialmente en músculos y articulaciones, lo que conlleva una pérdida de movilidad. Son menos habituales otros síntomas como la atrofia muscular, los problemas respiratorios, o las dificultades en la deglución e intolerancia al frío. Por lo general, estos síntomas aparecen entre 30 y 40 años después de la fase aguda de la poliomielitis, aunque es importante mencionar que no en todas las personas afectadas de polio se va a desencadenar este síndrome. Los casos de poliomielitis han disminuido en el mundo en más de un 99%, de los 350.000 estimados en 1988 a los 359 notificados en 2014.Esta reducción es la consecuencia de los esfuerzos mundiales por erradicar la enfermedad.

Aunque la Poliomielitis es una enfermedad erradicada en España, desde FAMMA, con motivo del Día Mundial de Lucha contra la Polio, que se celebró recientemente, se reitera que no debemos olvidarnos de quienes sufren sus efectos y secuelas tardías, principalmente fatiga progresiva, debilidad muscular y dolor, lo que conlleva una pérdida de movilidad.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Comentarios   

+2 #2 Alfredo 03-06-2016 13:25
Quiero manifestar mi apoyo y solidaridad a todas aquellas personas que de una u otra manera, colaboráis en un proyecto al que nuestros representantes políticos, parece ser que desprecian o como se dice ahora, "lo convierten en un problema INVISIBLE". Para que no continúe siendo así, es imprescindible, que tanto los afectados, como las personas de su entorno familiar, apoyemos una reivindicación a nivel nacional, para mejorar en la medida de lo posible, su calidad de vida, puesto que estamos hablando de una enfermedad degenerativa. Quiero por último ofreceros la experiencia de más de 40 años, luchando por la integración social y laboral de los más desfavorecidos, por si os puede ser utilidad.

Un saludo,

Alfredo Rodríguez Álvarez
Citar
0 #1 Antonio Sánchez 03-11-2015 13:44
Cierto todo lo que se dice en este artículo. Lo se por experiencia propia. Y hay que añadir algunas consecuencias neurológicas.
Citar
Linkedin
YouTube
Facebook