"Sois símbolo de un deporte que abre los ojos y el corazón al valor y a la dignidad de los individuos y de personas que de otra manera serían objeto de prejuicios y de exclusión".

Así ha definido el Papa a los atletas con discapacidad durante una reunión en el Vaticano con los deportistas que participan en el torneo de fútbol 'Special Olympics'.

De este modo, se ha referido al "deporte unido". Para el Papa, ese deporte unido es una "verdadera ocasión de inclusión y de implicación". En este sentido, ha pedido a estos atletas que muestren al mundo "el compromiso para construir una sociedad más fraterna, en la que las personas puedan crecer y desarrollarse y realizar en plenitud las propias capacidades".

"El deporte es uno de los lenguajes universales que superan las diferencias culturales, sociales, religiosas y físicas, y logra unir a las personas, haciéndolas partícipes del mismo juego y protagonistas juntos de victorias y derrotas", ha recalcado.
En este sentido, ha subrayado que el deporte tiene siempre grandes historias que contar sobre personas que, gracias a él, han salido adelante desde condiciones de marginalidad, de la pobreza, de las heridas y desgracias.

Linkedin
YouTube
Facebook